Contratos Nulos y Sin Efecto

CADA documento que lleve su firma / autógrafo en tinta húmeda es un instrumento de contrato.

Si está “actuando” en unión a una persona jurídica fallecida, se trata de un contrato “legal” del Almirantazgo Marítimo, con una “firma”, hecho en su “capacidad pública”.

Si está “actuando” como un hombre o una mujer vivos, es un contrato de derecho consuetudinario “legal”, con su “autógrafo”, hecho en su “capacidad privada”.

Cualquier contrato firmado por una de las partes y autografiado por la otra es nulo, porque una ficción legal no puede mezclarse con un hecho lícito. Las partes de un contrato deben ser del mismo tipo.

Máxima de la ley:
Disparata non debent jungi.
Las cosas desiguales no deben unirse.

NINGÚN contrato escrito es ejecutable si se realiza sin ningún elemento de un contrato legal:

1. Partes competentes, de la edad de consentimiento, contrato entre personas jurídicas o lícitas.
2. Consentimiento libre y genuino, no obtenido por fraude, engaño, coacción o error.
3. Divulgación completa, proporcionando toda la información material que pueda influir en una decisión.
4. Consideración suficiente, algo de valor intercambiado entre las partes.
5. Certeza de los términos y condiciones, fijos e imposibles de cambiar sin acuerdo.
6. Encuentro de ideas, cuando las partes reconozcan y comprendan sus obligaciones.
7. Firmas o autógrafos, en tinta húmeda, como evidencia registrada del consentimiento recíproco.

Máxima de la ley:
Non videntur qui errant consentire.
El que yerra no se considera consiente.

Jurisprudencia contractual:
“No revelar los hechos materiales de una licencia o cualquier acuerdo es motivo inmediato de impedimento”. Lo Bue contra Porazzo, 48 Cal.App.2d 82, 119, p.2d 346, 348.

“Las renuncias a los derechos fundamentales deben ser actos deliberados, intencionales y voluntarios, realizados con suficiente conocimiento de las circunstancias relevantes y las posibles consecuencias”. U.S. v. Brady, 397 U.S. 742 en 748 (1970); U.S.v. O’Dell, 160 F.2d 304 (6º Cir. 1947) ”.

“Contrato” inconcebible – “Uno que ningún hombre sensato que no esté bajo el engaño, la coacción o la angustia haría, y que ningún hombre honesto y justo aceptaría”. Franklin Fire Ins. Co. v. Noll, 115 Ind. App. 289, 58 N.E.2d 947, 949, 950.

“La parte no puede estar obligada por un contrato que no haya realizado o autorizado”. Alexander contra Bosworth (1915), 26 C.A. 589, 599, 147 p. 607.

El cuasicontrato fraudulentamente “presunto” que vincula al Declarante con la agencia CIUDAD / ESTADO, es nulo por fraude ab initio, ya que la CIUDAD / ESTADO de facto no puede producir el hecho material (incentivo de consideración) o la cláusula jurisdiccional (quién a dicho estatuto). (VER: Relación Amo / Sirviente [Empleado] – C.J.S.) – “Personal, Privado, Libertad” –

Dado que la “contraprestación” es la “sangre vital” de cualquier acuerdo o cuasiacuerdo, (contractus) “… la ausencia de tal en el expediente es una manifestación importante de falta de jurisdicción, ya que sin evidencia de consideración puede haber sin presunción de siquiera un cuasi-contractus. Tal es la importancia de una “consideración”. Reading R.R. Co. contra Johnson, 7 W & S (Pensilvania) 317

Extractos de jurisprudencia de – ‘NINGUNA ley requiere que registre / pignore su automóvil privado’

Máxima de la ley:
Nihil tam naturale est quam eo genere quidque dissolvere quo colligatum est; ideo verborum obligatio verbis tollitur; nudi consent obligatio contrario consensu dissolvitur. Nada es tan natural como para disolver algo en la forma en que estaba unido; por tanto, la obligación de las palabras es quitada por las palabras; la obligación del mero consentimiento se disuelve por el consentimiento contrario.

<<< AL INICIO  <<< VIVIENDO EN LO PRIVADO

<<< UN PASO ATRAS <<< TU CONSENTIMIENTO

LEER SIGUIENTE >>> REFUTA LA PRESUNCIÓN >>>